La publicidad dentro de la escuela

Cuando se habla de publicidad en educación solemos referirnos a algunas líneas que aparecen en los currículum escolares  más allá de dónde se lee despacio o a los sustantivos que aparecen al final de una enumeración que se alarga deliberadamente. Siempre como coletilla de la educación audiovisual y como recurso diabólico promotor del consumo abriendo la puerta a la esperanza de un mundo neutro y ¡libre! sin consumismo (decían antes).

Se obvia abordar la publicidad dentro de la escuela.  La Web está llena de publicidad  como aquella mar océana de Colón llena de peligros. Muchos y al acecho del navegante. Google Adsense, los flash con trucos para atraer el ratón, el banner con el premio del coche que no conseguimos por ser cabezotas y no hacer clic dónde nos indican, el test que te reta a una tontería sin par, la web infantil en donde sus contenidos ocupan un 20% de la pantalla entre una nube de reclamos “inocentes”,… Y los blog, tan “modernos” y “cool” que parecen, en cuanto menos te lo esperas te sorprenden con… publicidad.

Y en plena escuela 2.0  ya se nos cae la venda de la inocencia como los palos del sombrajo ante el vendaval. No hay sorpresa, el que pone un escaparate es para vender.

En Italia han visto posibilidades de negocio para la escuela a partir de la publicidad. Si nuestros alumnos van a navegar por Internet por qué dejar que sea Google… el beneficiado. Pongamos los recursos de la escuela a trabajar. Y aunque ideas un poco menos atrevidas pero quizás más incisivas ya se desarrollan en USA  el modelo italiano tiene un componente de creatividad desconocido hasta la fecha.

En la provincia de Barletta-Andria-Trani han decidido ofrecer la superficie de las mesas y las sillas para que los empresarios y comerciantes tengan la posibilidad de anunciar sus productos. Previo pago, claro.  ¡Genial!

Colocar una fotografía de promoción del último disco de Justin Bieber o el cartel de la película de Eclipse puede dejar a nuestros adolescentes pegados al pupitre. Y seguro que su creatividad aflorará como las margaritas en primavera. Entre seno y coseno, un bigotito. Después de Felipe II, unas gafas.  Platón se merece al menos unas buenas berrugas… Conseguiran mayor interactividad que el aburrido arrastra aquí de la Pizarra Digital. ¡Ah! y colaborativo, muy colaborativo.

Y al finalizar el curso una subasta de los graffitis. ¿Que familia no aflojará la cartera para tener una obra original de su vástago y a la que ha dedicado un largo curso?

Ver noticia: http://www.elmundo.es/elmundo/2010/10/06/internacional/1286374406.htm

La educación. Un gran servicio pequeño

Ya tenemos servicios mínimos en educación. Galicia con un 30% da el porcentaje más alto. Cantabria, Castilla y León y Cataluña están alrededor del 10% punto arriba o abajo. El resto señalan al Director y algún conserje.

Leyendo la Resolución del Principado de Asturias, que supongo no será muy diferente de otras dice:

“Los Servicios mínimos que se declaran, atienden a la ponderación de los intereses en conflicto garantizando el efectivo derecho constitucional a la huelga de los trabajadores así como los derechos de los padres y madres a enviar a los menores a los centros educativos en condiciones de seguridad garantizando la adecuada atención de los mismos.

“Primero.—El derecho de huelga (…)  estará condicionado al mantenimiento en dichos centros de los servicios esenciales.”

“Tercero.—Los centros docentes permanecerán abiertos durante la jornada de huelga. A tal efecto los directores garantizarán la apertura del centro al comienzo de la jornada escolar. (…)”

Así entiendo que de una institución educativa: “Los servicios esenciales son garantizar la apertura del centro al comienzo de la jornada escolar,  garantizando la adecuada atención de los alumnos (léase: que pasen por la puerta) y esto se realizará con dos personas: un director y un ordenanza (obsérvese que con independencia del tamaño del centro).

Ahora comprendo muchas de las declaraciones de los responsables de administrar la “cosa pública”  cuando nos dicen ante los recortes presupuestarios que los servicios van a continuar desarrollándose con la misma calidad que siempre y en especial suelen referirse a la educación y la sanidad. O cuando el Consejero de Educación de Asturias comenta para justificar los recortes que las plantillas están sobredimensionadas. Más que eso, estábamos tirando el dinero.

Teniendo en cuenta que la Huelga General nos descoloca (¿o coloca?) a todos:  nos hace tomar partido, nos recuerda eso del Nuevo Testamento  ”si no estas conmigo estas contra mí”… y el ambiente se tensa un poco, para los trabajadores, ¡claro! que los parados ya llevan los suyo, y los nervios de la puesta en escena podría comprender esta Resolución, pero algo me hace sospechar …

¿Por qué cuando se negocian los servicios mínimos del metro, transporte de mercancías, sanidad… no se sigue la misma línea de argumentación que se expone en esta Resolución?

Que al Gobierno no le interese entrar en este terreno, vale, pero que lo desechen los sindicatos me parece un derroche.

Veamos un ejemplo para fijar los servicios mínimos de un sector considerado clave en el desarrollo de la huelga como el metro siguiendo los nuevos criterios.

La Resolución tendría un párrafo como: ” Sin limitación de los derechos que el ordenamiento jurídico vigente reconoce a quienes deseen ejercer su legítimo derecho de huelga, se fijan a continuación los siguientes servicios mínimos esenciales por cada línea de metro:

  • Un jefe de estación que permanecerá en la misma durante toda la jornada laboral.
  • Dos vigilantes de seguridad que se encargarán de abrir la puerta de las estaciones
  • Un mecánico
  • Una persona encargada de regular el tráfico de trenes.

¿Falta alguien?

Embajadora sin espacio

“La ONU designará una embajadora para posibles contactos con alienígenas.”

Comentario de mi hijo:

-”Papá, pero la ONU no es una organización seria.”

-Si, hasta hoy.

Lo que me extraña de la noticia es su simplicidad e inmediatez. Nosotros, los humanos, para eventos de este nivel solemos excitar a los gobiernos, estados, partidos políticos y alguna ONG que por allí pasaba. Creamos comités, comisiones y fundaciones para proponer a la persona más amiga (perdón más apta) para el desempeño de la misión. Incluso creamos un organismo dentro de un organismo con Directores Generales y Vicesecretarios y edificio muy grande y con muchas ventanas.

Y este nombramiento tan poco humano.  Así, sin más: ¡Tú! embajadora.  Me hace sospechar que ya están aquí. ¡Que se han apoderado de la ONU! . Les ha fallado, a “ellos” , el servicio de espionaje. Pensaban que controlando a la Oganización de las Naciones Unidas (les despistaría el plural)  tenían la conquista de la tierra chupada sin darse cuenta de que empezaban por un teatro.

Menudo estrés tener que poner en marcha la embajada en la… ¿Galaxia Espiral M31?

De la ocupación a la preocupación

En una conversación reciente una joven colega me preguntaba si en los años que llevaba trabajando había notado algún cambio en los comportamientos de las familias con respecto a sus hijos.

Y aquí mi reflexión. 

Un catarro ha pasado de ser un contratiempo que se curaba en una semana  (o siete días como dice el dicho) a una preocupación: necesita cuatro visitas al médico.

Un niño que come poco ha pasado de ser un: “ya comerá cuando tenga hambre” a una preocupación: puede tener problemas alimentarios.

La corrección de un comportamiento inadecuado de un hijo ha pasado de una conversación más o menos “intensa” dentro de la familia a una preocupación: tenemos que llevarlo al psicólogo.

Cuando había problemas de aprendizaje se ponía (generalmente la madre) manos a la obra tarde tras tarde a reforzar los contenidos del colegio. Ahora, preocupados,  preguntan cuantas horas necesitará de profesor particular.

¿Hemos pasado de ocuparnos de disfrutar de la vida a procuparnos por vivir?

Huelga 2.0

Esta huelga general que se acerca la percibo como extraña. Al menos diferente a otras de lo que  yo recuerdo. Me extraña que en estos tiempos tan creativos para el bautismo: escuela 2.0; daños colaterales; nuevo empleo: parado en curso de formación; brotes verdes… siga manteniéndose el mismo sustantivo. Llevo buscando durante este mes en todas la prensa que cae en mis manos un nuevo sustantivo que la redefina pero no lo he encontrado. Sigue siendo una huelga general.

Una huelga que no va contra el Gobierno (todo un detalle con los amigos) que ha aprobado una reforma laboral. Se coloca a los empresarios de pim, pam, pum,  que no han aprobado la reforma.  Se solicita un nuevo modelo económico con las subvenciones de siempre. Se echa en cara a la oposición su incapacidad de sacarnos de la crisis (¿será una profecía?). Se protesta por los ajustes, cuando hace unos meses se miraba desde la tribuna la brutal demolición  del empleo. La oposición se distancia todo lo posible de la huelga. ¿No le gustan los vecinos de pancarta¿ ¿No les merece la pena si no se piden elecciones anticipadas?.

Y hoy han pactado, por primera vez se remarca en grandes titulares,  los servicios mínimos del transporte. Todo un ejemplo de cordialidad. El Gobierno aparece como negociador, transigente y comprensivo: ¡con la que les está cayendo! (a los trabajadores). Los sindicatos pierden su imagen de “come niños” y dejan claro que con el Gobierno las cosas no están tan mal. Es solo una disputa de columpio.

¿No habrán pactado por lo bajito un día festivo al que le falta el Santo que lo glorifique?

La sangre humana del docente

Este curso se ha abierto el coto muy pronto. Ya tenemos las primeras agresiones a docentes en un colegio de Murcia. Como los soldados los hay valientes, responsables, temerosos, anónimos… pero todos pensando que la bala les va a respetar. Era de esperar.  Ya empieza a ser una tradición más en la escuela.

Se ponen en marcha las campañas de sensibilización para concienciar a una tal sociedad del respeto a sus profesores, se reclama la Ley de Autoridad Pública del Profesor y nos escandalizamos ante una paliza tan dolorosa como la humillación de ser tratado como una bestia.

¿Será la sangre de los docentes al menos tan humana como la de los toros*?

*Pido disculpas coeducativas  pero no encuentro un simil femenino tan gráfico y tan actual como el taurino.

La factura de la educación

La CECE (Confederación Española de Centros de Enseñanza)  ha propuesto que se envíe a las familias una factura informativa  para que conozcan el costo real de la educación de sus hijos. (No es suficiente con una rueda de prensa y una división: presupuesto de la Consejería/alumnos)

Para justificar tal medida, que por supuesto supondría más burocracia y otra docena de departamentos con fax y sillón,  argumentan:  “Así el alumno sabe lo que le debe a la sociedad”, “La factura podría servir de motivación para padres, alumnos y profesores”…

Me parece una idea muy arriesgada. Cuando muchas familias vean la relación entre costo/beneficio-resultado en sus vástagos lo primero que pensarán no será lo que le deben sus hijos a la sociedad, sino ¿Quién se ha quedado con el dinero?

La palabra que falta

Hoy me lo han puesto fácil. Casi me sonrojo por la simpleza.

Los Principes de Asturias han inaugurado el curso escolar (para dar un poco de realce al momento, recordar que es el primero de la década que empieza). Del discurso, recogo un entrecomillado de la web de RTVE, Don Felipe ha destacado la “importancia de invertir en Educación”.

Nada que objetar. Es más, aplaudo la idea. Lo que he echado de menos es el “¿quién?”.  ¿Quién tiene que invertir?

Y aquí empieza la gracia. Recordaís el típico chiste de taberna en que el gracioso de la pandilla dice: “Vamos a tomar otra ronda, que yo invito y que page Juan.”

Os recuerda esto a cuando alguien dijo: Una ronda de ordenadores para todos. Se cortó la frase (cosas del directo), pero unos meses más tarde la terminó: … y que pagen los docentes. Eso sí, en cómodos plazos de un 5%.

Convenio con la Administración Educativa.

Llevo unos días buscando un interlocutor en la Administración Escolar que lleve directamente la planificación de la Escuela 2.0. La cosa está díficil. No ofrezco nada. Ya que no progreso en el empeño escribo aquí por si alguien puede ayudarme.

Quisiera establecer un convenio con la Consejería de Educación (no tengo nada que objetar que sea el Ministerio) muy simple y ventajoso para ambas partes. Yo compraría el ordenador a mis hijos, pero nada de uno pequeñito, uno bien grande. Con pantalla de 17″ y sensurround.  Y la Consejería  que compre los libros de texto. Podrían inaugurar todos los años la campaña de regalo de libros a los votantes-contribuyentes. Sobre todo muy conveniente en campaña electoral. Lástima, este curso ya han desaprovechado la oportunidad.

El bolígrafo en el ojo

Hoy me he desayunado con una triste noticia.

En Barcelona una mujer recrimina el comportamiento de unos menores en un autobús  y le han constestado con un  gesto:  clavándole un bolígrafo cerca del ojo.

Ante un hecho tan desazonador, el redactor, para tranquilizarnos,  ha añadido rápidamente: “ los menores ya han sido puestos bajo la tutela de sus padres”.

¿Quién los tutelaba hasta ahora?. ¿Chuck Norris?